El PSOE acusa al PP de Ceuta de «comprar» a dos de sus diputados autonómicos por incumplir la disciplina de voto

Lo que está muerto no puede morir, pero el PSOE de Ceuta es capaz de implosionar dos veces en ocho semanas. La gestora que lleva las riendas de la ciudad desde finales de abril, donde los socialistas han sido clave desde 2020 para dotar de estabilidad al Gobierno de Juan Vivas (PP), ha abierto este miércoles un expediente disciplinario por la expulsión de dos de sus a sus seis diputados en la Asamblea Regional por romper su disciplina de voto y apoyar una modificación del Presupuesto de la Ciudad que la dirigencia orgánica había acordado rechazar.

Lejos de pacificar las cosas, la reciente salida del hasta entonces omnímodo barón socialista, Juan Gutiérrez, que forjó un partido de inundación para ganar las elecciones de mayo de 2023, ha acabado por hacer saltar por los aires su estructura orgánica y también su representación institucional. . El PSOE exige a los dos rebeldes sus actas, que ninguna fuente consultada cree que vayan a entregar, y ha acusado al PP de «recurrir al transfuguismo y a la compra de voluntades para seguir gobernando como cuando tenían mayoría absoluta».

El empresario Navil Rahal, recién llegado al partido ocupó el puesto número 3 en la candidatura de mayo de 2023, y la técnica en Prevención de Riesgos Laborales Fidda Mustafa, que hace un mes sustituyó en el pleno al secretario general destituido a mediados de marzo. . , han ignorado el lema interno “sin ningún argumento” según fuentes cercanas a votar no.

Ambos han apoyado la propuesta del PP pese a que la ausencia en el debate del colega con el que tienen más afinidad (la oncóloga Hanan Ahmed) y de un parlamentario de Vox habría permitido al Partido Popular sacar adelante también la propuesta sin su Inmolación en el PSOE.

Apoyo específico de los socialistas

Vivas gobierna Ceuta desde 2001. A lo largo de dos décadas ha tenido hasta 19 de los 25 diputados de la Asamblea. La irrupción de Vox le dejó en minoría por primera vez en 2019. Tras un primer pacto fugaz con el PSOE, estuvo un año apoyando a la extrema derecha. La airada reacción de, sobre todo, la mitad árabe-musulmana de la población local le hizo negarse a repetir incluso a costa de poner en problemas a Génova.

Desde entonces le han dado un apoyo concreto los socialistas que el pasado verano estuvieron a punto de alumbrar un Gobierno de coalición que Ferraz primero vetó y luego el PP rechazó.

En lo que va de 2024, el presidente ha logrado consolidar al MDyC de Fátima Hamed (ahora vicepresidenta segunda del Pleno con sueldo de consejera) como socio estable. Ambos partidos cuentan con 12 diputados, uno menos que la mayoría absoluta. La acelerada erosión del liderazgo de Juan Gutiérrez sacó a relucir grietas en un PSOE cada vez más “poco fiable”, según el propio Vivas, lo que provocó la caída del líder socialista cuando cuatro de sus cinco compañeros se negaron a votar con él contra la municipalización de la limpieza viaria pública.

La pérdida de control de su Grupo Parlamentario provocó su dimisión primero como parlamentario, el 12 de marzo, y como líder del partido después, el 13 de abril. Lejos de iniciar una nueva era de unidad, la preparación del Congreso extraordinario previsto para septiembre Octubre ha realineado los diputados entre los fieles a la delegada del Gobierno, Cristina Pérez, que muy probablemente se presentará a secretaria general, y parte de los incorporados por Gutiérrez desde finales de 2021, especialmente de la comunidad musulmana, que se sienten ignorados y marginados. .

El líder de Ceuta Ya!, Mohamed Mustafa, comparó este miércoles en sus redes sociales lo ocurrido en Ceuta con el ‘Tamayazo’ de Madrid. “El PP ha comprado el Gobierno, vaya legislatura que tenemos por delante”, lamentó el secretario general del partido autonomista anteriormente aliado de Podemos.

El Gobierno de Vivas lleva meses coqueteando con todas las facciones del PSOE. Lo ha hecho con la de Melchor León, que en dos meses ha pasado del delfín de Gutiérrez (ascendiéndole a la Vicepresidencia Primera del Pleno) a incorporarse a los rebeldes para acabar de nuevo en la disciplina orgánica y como presidente de la Gestora. Por otro lado, ha nombrado director general a un hermano de la socialista Hanan Ahmed y se ha acercado al resto del grupo afín a Rahal, críticos tanto con el exsecretario general como con la nueva dirección provisional.

Denuncian “presiones torticosas”

La ministra de Hacienda del Gobierno de Ceuta, Kissy Chandiramani, ha cargado durante el debate presupuestario previo a la disolución del Grupo Socialista contra un PSOE al que ha calificado de preso de «presiones tortuosas, manipuladoras y maliciosas». «Han decidido votar no con nocturnidad y alevosía tras abstenerse en la Comisión de Información el pasado viernes», ha reprochado su giro sobre «un expediente sin ningún matiz político» que preveía dedicar casi 25 millones de euros al reembolso de deuda y que tenía, A su juicio, un carácter «eminentemente social», ya que entre otras cosas permitirá ahorrar la contratación de unos 350 trabajadores a través de un Plan de Empleo.

Durante la pasada legislatura fue Vox el que perdió dos de sus seis diputados. Ambos se desvincularon tras difundirse conversaciones de un grupo de WhatsApp en las que líderes de la ultraderecha de la ciudad intercambiaban todo tipo de mensajes contra los “moros”, el Islam o las “Cuatro Culturas de mierda”. El PP nunca se basó en ellos, ya que el PSOE y sus siete diputados siempre brindaron apoyos más que suficientes para aprobar los Presupuestos de cada año, entre otras cuestiones fundamentales.