Enhorabuena Paco, te has gastado un euro apoyando a Israel para nada

El sábado por la noche, las redes sociales se llenaron de mensajes de personas que se jactaban de haber votado por primera vez en sus vidas en Eurovisión para apoyar a Israel. Hubo quienes subieron y subieron la captura de pantalla de 20 euros invertidos en la honorable misión de hacer ganador al representante israelí. Todo mientras la desproporcionada ofensiva militar de Israel contra Gaza continuaba una noche más. Por un lado purpurinas, lentejuelas, láseres y piruetas; del otro lado, horror, horror y más horror.

Si hay algo que le gusta resaltar al organizador de Eurovisión, la Unión Europea de Radiodifusión (UER), es que el concurso de la canción es un evento “apolítico” que reúne a personas de todo el mundo a través de la música. Una noche de diversión, chismes, paz y fanfarria. Eurovisión pretendía este año acariciar una vez más ese pomposo lema y situarse por encima de la política y la guerra, como si un evento en el que participa Israel ondeando su bandera pudiera escapar de la nube negra que lo acompaña.