101 Noticias

Fermín acerca la segunda plaza del Barça

El Barça cumplió este jueves contra el Almería para acariciar la segunda plaza de la Liga a falta de dos jornadas. El conjunto que dirige Xavi Hernández aprovechó el pinchazo del Girona y se impuso al de Pepe Mel en un partido marcado por el ritmo bajo y por el acierto de Fermín López. El canterano azulgrana fue el gran protagonista con un doblete que le sitúa con siete goles en Liga y como una de las noticias más agradables de un curso que se le está haciendo largo al Barcelona.

El fútbol es un estado de ánimo. Lo saben en Almería, tras varias semanas ya en Segunda División, y también en Barcelona, ​​donde su equipo necesita más que nunca estímulos. Y es que mantener la motivación ante el colista y con la Liga perdida era una tarea que necesitaba un empujón. Por eso Xavi optó por agitar la coctelera. Introduce en el once a Héctor Fort, Sergi Roberto, Fermín y Ferran Torres, cuatro cambios para mantener la tensión y una invitación para dar un paso al frente en plena planificación deportiva del próximo curso.

La apuesta salió bien. El Barça presionó arriba, ganó los duelos y se puso manos a la obra a desgastar a su rival con circulaciones rápidas de balón. Pedri, muy participativo, tenía espacios entre líneas y Lamine Yamal y Héctor Fort pasaron a ser una amenaza constante desde los costados. Cada diagonal de los extremos era respondida por un desmarque de Fermín a la espalda de los centrales en una maniobra tan repetitiva como la del martillo decidida a hundir el clavo. Ese clavo era un Almería que lleva tiempo en la cruz y que cada vez estaba más metido en su área. En uno de esos balones, Héctor Fort encontró a Fermín y este cabeceó a la roja el primero de la noche.

Almería

Maximiano, Pubill (Pozo, min. 80), Chumi, César Montes, Langa, Marcos Peña, Robertone, Viera (Melero, min. 68), Baptistao (Romero, min. 59), Embarba (Centelles, min. 80) y Choco Lozano (Luis Suárez, min. 59).

0

2

Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Cubarsí, Iñigo Martínez, Héctor Fort (Cancelo, min. 74), Sergi Roberto (Christensen, min. 68), Pedri (Oriol Romeu, min. 83), Fermín, Ferran Torres (Vitor Roque, min. 73), Lamine Yamal y Lewandowski (Joao Félix, min. 68).

  • Goles:
    0-1: mín. 14, Fermín. 0-2: mín. 67, Fermín

  • Árbitro:
    Alberola Rojas (Castilla-La Mancha). Tarjeta amarilla a Vítor Roque.

  • Incidencias:
    Partido correspondiente a la 36ª jornada de Liga, disputado en el Power Horse Stadium ante 15.543 espectadores.

El tanto supuso la relajación que Xavi ya había previsto. Cómo no hacerlo cuando todo va rodado y la amenaza parece inexistente. Eso debía pensar un Barça que levantó el pie del acelerador y que permitió un leve intercambio de golpes. Avisaron sin puntería Lewandowski, Ferran Torres, Fermín y Lamine Yamal, pero también lo hizo el Almería, que definió su temporada en dos acciones. En la primera Baptistao hizo muchas cosas bien, pero ante Ter Stegen fue presa del vértigo y, en la segunda, Embarba disparó al palo y maldijo su suerte. Esos detalles que tampoco han jugado a favor de su equipo este curso.

Tras la reanudación el Barça seguía jugando con fuego. Los de Xavi se dejaban llevar al ralentí y eso se tradujo en incertidumbre porque el marcador era mínimo. Ni siquiera una ocasión clamorosa del Choco Lozano, que disparó fuera cuando Ter Stegen ya estaba vencido, fue capaz de despertar a un equipo, el azulgrana, demasiado relajado. En mitad de la apatía, un futbolista seguía dispuesto a aprovechar los minutos. Lo lleva haciendo toda la temporada. Fermín es el jugador número 12 de Xavi y lo es porque nunca desfallece. Sergi Roberto ganó línea de fondo y el balón atrás lo usó Fermín para fusilar a Maximiano y hacer su séptimo gol este curso, una cifra nada desdeñable para un jugador de ‘ratitos’.

Fue el último chispazo de un Barça que llegó a Almería con la misión de cumplir con el trámite sin grandes alardes. Xavi introdujo a Joao Félix, Christensen, Cancelo y Vitor Roque, que tuvo 20 minutos para intentar dar la razón a su representante. Se le vio poco, en la línea general de un Barça que tuvo controlado el encuentro en la recta final y que dejó correr los minutos con el objetivo de no desgastarse. La misión estaba cumplida. Tres puntos más, cuatro de distancia con el Girona y Fermín que sigue dando golpes a una puerta que hace tiempo que tiene entreabierta.

Salir de la versión móvil